Natillas Caseras Tradicional

  • Natillas Caseras
    Tradicional

  • Natillas Caseras
    con Galletas

  • Natillas Caseras
    con Merengue

  • Natillas Caseras
    con Nueces

  • Natillas Caseras
    con Frutas



  • "Natillas Caseras"

    Receta de Natillas Caseras


    Comenzaremos con la receta más tradicional para preparar unas ricas natillas caseras, las de toda la vida que todos hemos comido alguna vez. Merece la pena preparar ese rico postre en casa porque es sencillo de hacer y está mucho más rico que el compramos ya hecho.



    Ingredientes:

    - Leche entera, un litro
    - Huevos, 8 grandes
    - Azúcar, 150 gramos
    - Maicena, 50 gramos
    - Piel de un limón
    - Canela, una rama
    - Canela en polvo




    Preparación:

    Vamos a preparar unas natillas tradicionales que son perfectas para comer como postre o como merienda durante todo el año. Además de ser un postre muy rico, es sencillo de preparar. Con esta receta podrás hacer natillas para 3 o 4 personas, si necesitas hacer más cantidad o quieres hacerlas más grandes, aumenta las cantidades de los ingredientes, pero manteniendo siempre la proporción de los mismos, para que la receta siga manteniendo su esencia.

    Primero vamos a separar las yemas de los huevos, ya que para hacer estas natillas sólo emplearemos las mismas, desechando las claras, que las puedes reservar para aprovecharlas en otra receta. También vamos a pelar el limón, lavándolo previamente, para quitarle la piel, con cuidado de cortar sólo la parte amarilla, ya que la blanca amarga y puede dar un mal sabor después.

    En un cazo ponemos a calentar a fuego medio toda la leche, excepto un vasito que reservamos, y añadimos también la piel del limón y una rama de canela. Mientras va cogiendo temperatura la leche del cazo, junto al vaso de leche que hemos apartado, vamos a mezclar las yemas de los huevos, el azúcar y la maicena, hasta que quede todo bien mezclado formando una masa cremosa.


    Una vez que la leche vaya a comenzar a hervir, rápidamente quitamos la rama de canela y la piel del limón y vertemos la mezcla que habíamos preparado aparte, pero lo hacemos poco a poco, batiendo bien con una varilla manual de forma constante hasta que espese bien, pero con cuidado que no llegue a hervir. Es importante controlar este último paso, porque ni debe hervir la mezcla ni debemos agregar los huevos y demás ingredientes de golpe, ya que si bajamos drásticamente la temperatura se nos cortarán las natillas.

    Cuando las natillas estén espesas, vamos a rellenar los cuencos en los que las serviremos de forma individual, espolvoreando un poco de canela en polvo para darle un toque de sabor y de color a las natillas. Metemos en la nevera y dejamos enfriar bien antes de comerlas, por lo menos 3 o 4 horas como mínimo.